El Amaranto, qué gran aliado!!!

09
Abr

Si te gusta la noticia compártela

El amaranto contiene más del doble de proteína que el arroz, cerca de 80% más que el trigo y el triple de aminoácidos que el maíz.

El amaranto es el producto de origen vegetal más completo, es una de las fuentes más importante de proteínas, minerales y vitaminas naturales: A, B, C, B1, B2, B3; además de ácido fólico, niacina, calcio, hierro y fósforo. Además, es uno de los alimentos con altísima presencia de aminoácidos como la lisina.

No contiene gluten por lo que es altamente recomendable para los celiacos.

Contiene el doble de proteína que el maíz y el arroz, y de 60 a 80 por ciento más que el trigo. El amaranto se puede utilizar integralmente como un recurso para proporcionar a la población los requerimientos proteicos y de calorías, los cuales en la actualidad se obtiene tan sólo de 20 especies vegetales como el trigo, arroz, mijo, sorgo, patata, fríjol, soja, etc.

Un estudio realizado, en 1975, por la Academia Nacional de Ciencias de los Estados Unidos para conocer vegetales poco explotados pero con gran potencial, demostró que el amaranto es uno de los 36 cultivos más prometedores del mundo, por esta razón la misma academia lo describió como “El mejor alimento de origen vegetal para consumo humano”

El amaranto ha sido aprovechado desde tiempos prehispánicos: las hojas se utilizaron para infusión contra la diarrea no sólo por su valor nutritivo, sino también por las propiedades médicas que se le atribuyen y se han confirmado con las investigaciones realizadas durante los últimos años.

Recientes estudios demostraron que una gelatina con alto contenido de fibra, elaborada con base de amaranto, nopal y harina de brócoli, podría prevenir el cáncer de colon.

Por las propiedades nutritivas y los componentes del amaranto (proteínas, vitaminas, minerales, aminoácidos, fibra y grasas) es recomendado para prevenir y ayudar a curar afecciones como la osteoporosis, en diabetes mellitus, obesidad, hipertensión arterial, estreñimiento y diverticulosis, insuficiencia renal crónica, insuficiencia hepática, encefalopatía hepática, alimento apto para celíacos, dieta para personas con autismo ​

Se recomienda a pacientes con problemas bucodentomaxilares, geriátricos, desnutridos y oncológicos, en dietas hiperenergéticas e hiperproteícas; hipocolesterolemiante. Por su contenido energético también es beneficioso para pacientes con requerimientos calóricos elevados.

Si se consumen las hojas del amaranto como verdura, es necesario hervirlas por su presencia en oxalatos y nitratos: Los granos se pueden tostar o consumir en forma de copos para añadir a la leche, sopas, legumbres u otras preparaciones.

Debido a la presencia de almidón sus granos pueden ser molidos y obtener una harina, que constituye un excelente espesante o utilizar para distintos rellenos.

Tiene una concentración considerable de ácidos grasos que son el linolenico y el linolenico, estos son un ayudante para obtener y mantener una piel suave.

Además contiene tocoferoles que es la vitamina E que se hacen presente en el aceite del amaranto, este compuesto activo es utilizado en diferentes cosméticos productos para el cabello y cuidado de la piel. La vitamina E tiene propiedades regenerativas y además sirve de humectante y antioxidantes.

¿Cómo prepararlo?

Uno de los aspectos más importantes de este pequeño grano es que es libre de gluten. Cuando es molido, la harina tiene un color marfil pálido, aunque los “brotes” rojos también pueden ser molidos para una fibra teñida de rojo y muy sana.

Al ser extremadamente denso, el amaranto es muy pesado para ser usado por sí mismo. Se combina con otros granos para lograr una textura más ligera y con una combinación probada de ingredientes como la goma guar para hacerse pasar por el gluten.

Cocinar amaranto es comparable con cocinar pasta o arroz: hierve bastante agua (seis tazas de agua por una taza de amaranto), mide el grano dentro, cocina y agita de 15 a 20 minutos, cuela, enjuague y come.

Añade a sopas el grano cocido o mezcla con verduras o prepara deliciosas albóndigas de amaranto y garbanzos