• ¡En oferta!
    Pranaderm Antiaging 50 Ml

Crema revitalizante. Nutriente y revitalizante dérmico que estimula la regulación fisiológica natural que controla los procesos de envejecimiento.

Incluye componentes que aportan efectos nutritivos, revitalizantes, antioxidantes, regeneradores y protectores de los efectos de la radiación, tales como el ácido hialurónico fluido, coenzima Q10 liposomada, aceite esencial de rosa mosqueta, extracto de olivo, milenrama y lavanda.

ACEITE ESENCIAL ROSA MOSQUETA

El aceite es obtenido de las semillas. También se utiliza el pericarpio del fruto o cascarilla. Está constituido principalmente por:

• Semillas: aceite (7%), constituido principalmente por ácidos grasos insaturados, especialmente linolénico (34-46%), linoleico (33-45%), oleico (12-15,6%), ácido palmítico (3-4%), esteárico (1,50-2%) y transretinoico (0,70-0,90%).

La concentración en ácido ascórbico, que es aproximadamente 40 veces superior a la presente en los cítricos, representa una importante fuente antioxidante y nutricional. La tretinoína le brinda relevantes cualidades en el área de la cosmética y dermatología, principalmente como emoliente y cicatrizante. Dentro de los usos tradicionales está la cicatrización de heridas, úlceras tróficas, queloides, quemaduras, lesiones acneicas y radiodermatitis.

LECITINA DE SOJA

La lecitina de soja favorece la absorción de vitaminas liposolubles (algunos ejemplos más importantes son las vitaminas A, E, D y K). Este hecho está además muy relacionado con sus excelentes propiedades para cuidar la piel, manteniéndola elástica e hidratada y evitando su envejecimiento.

ACEITE DE SEMILLA DE UVA

Su empleo tópico es reconocido por su efecto antiaging: revitalizador, regenerador, suavizante e hidratante de la piel. El resveratrol que contiene este aceite es una de las sustancias que más se ha estudiado por su efecto de revitalización celular. La ingestión del extracto de semilla de uva puede neutralizar los radicales libres que contribuyen en el proceso de envejecimiento prematuro de la piel. La University of Maryland Medical Center evidenció en un estudio que las semillas de uva también pueden salvaguardar la elastina y el colágeno en la piel y luchar contra el proceso de envejecimiento.

El aceite de semilla de uva es rico en ácido oleico (serie omega 9) y en ácido linoleico (serie omega 6) lo que, junto con el contenido en protoantocianidinas, vitamina E y resveratrol, le confiere propiedades nutritivas y antioxidantes con un efecto antidegenerativo. Sus efectos antirradicales libres, antiinflamatorio, de protección vascular y de regulación metabólica pueden dar cuenta de la notable acción protectora de los delicados mecanismos que mantienen la salud de la piel.

LAVANDA

Se emplea en el PranaDerm Antiaging por su efecto sinérgico con los demás componentes, al contribuir al proceso de regulación de la ansiedad y el estrés, que generan vasoconstricción y disminución del aporte de nutrientes a través de la red microvascular dérmica.

La Agencia Europea del Medicamento (EMA) dictaminó que tanto la flor como el aceite esencial se emplean tradicionalmente para aliviar síntomas leves de estrés mental y agotamiento, y para ayudar a dormir.

La ESCOP la aprueba para el tratamiento de alteraciones del humor tales como inquietud, agitación e insomnio. Además indica su utilidad en casos de molestias abdominales funcionales.

MILENRAMA

Posee una acción antiinflamatoria, antiespasmódica, antibacteriana, colerética, estimulante del apetito y astringente. Estas actividades son debidas a los distintos componentes de esta planta, entre los que se encuentran las lactonas sesquiterpénicas, los azulenos, los flavonoides, los derivados cafeilquínicos y los taninos.

Por el efecto sinérgico con otros componentes del PranaDerm Antiaging, la milenrama refuerza el efecto antiinflamatorio, antioxidante y cicatrizante, de gran importancia para frenar el envejecimiento prematuro de la piel.

ACIDO HIALURÓNICO

Este glicosaminoglicano no es solo la sustancia básica del cartílago, sino también un componente importante del tejido conjuntivo, rico en colágeno. Un suministro óptimo no solo favorece una piel tersa, sino también uñas y cabello sanos.

El ácido hialurónico es utilizado en dermatología y en medicina estética como regenerador de la piel; para el tratamiento de arrugas, implantes, etc. Existe en las articulaciones, en los cartílagos y en la piel, principalmente. Tiene la propiedad de estimular la producción de colágeno y la retención de agua, haciendo de almohadilla de protección en las articulaciones o hidratando la epidermis. También actúa como lubricante en las articulaciones. Se usa en osteoartritis y en artrosis, así como en las arrugas y pieles envejecidas.

De igual modo, al actuar como humectante, aumenta el grosor y volumen de la piel, por lo que ayuda a disminuir y atenuar los surcos de la piel que van apareciendo con el paso de los años. El ácido hialurónico puede también eliminar los radicales libres, que son subproductos dañinos para el tejido derivados del metabolismo del oxígeno, y que pueden provocar inflamaciones y enfermedades degenerativas.

COENZIMA Q10 LIPOSOMADA

La coenzima Q10 también se conoce como ubiquinona, término proveniente de la palabra “ubicuidad”, que significa “en todas partes”. Tal denominación se debe a que dicha sustancia se encuentra en todas las células que conforman al organismo, en donde se encarga de fomentar la producción de energía, proteger la piel de las agresiones externas y retardar el envejecimiento.

Cabe destacar que con el paso del tiempo la cantidad de la coenzima Q10 se reduce lo que, aunado a la disminución de las proteínas colágeno y elastina, da lugar a formación de arrugas y resequedad en la epidermis.

ACETATO DE TOCOFERILO

El acetato de tocoferol no se oxida y puede penetrar a través de la piel hasta las células vivas, donde aproximadamente el 5% se convierte en tocoferol que proporciona efectos antioxidantes beneficiosos.

Como un suplemento, el acetato de tocoferol puede ayudar a tratar y prevenir la deficiencia de vitamina E, una vitamina liposoluble, cuyo papel principal es prevenir la oxidación de los ácidos grasos poliinsaturados. La vitamina E reacciona con los radicales libres de oxígeno, que son los causantes del daño oxidativo de las grasas de las membranas celulares, evitando la formación de otros radicales libres en el proceso.

Tiene capacidad de prevenir eritemas solares (reduciendo el proceso inflamatorio y el incremento de la permeabilidad vascular), así como la formación de manchas cutáneas de lipofuscina. Tiene además una acción hidratante de la piel. Estas actividades antioxidantes e hidratantes explican que se pueda mejorar el aspecto de la piel senil, sus arrugas y su sequedad, estando indicada para el envejecimiento cutáneo. Posee además un efecto protector sobre los daños degenerativos que sufre el tejido conjuntivo (elastosis y pérdida de funcionalidad de las fibras de colágeno).

También se le atribuye al acetato de tocoferilo proporcionar protección contra los rayos ultravioletas del sol.

NICOTINAMIDA

La niacinamida, también conocida como nicotinamida, es la forma activa de la vitamina B3 o niacina, cuya deficiencia genera una enfermedad llamada pelagra que tiene manifestaciones en la piel. La nicotinamida es un precursor de la NADH y NADPh, los cuales están involucrados en proceso vitales de producción de energía y, por, ende en múltiples funciones del cuerpo y la piel. La niacina contribuye además al metabolismo energético normal y al funcionamiento normal del sistema nervioso, a la función psicológica normal y al mantenimiento de las mucosas y de la piel en condiciones normales.

En el PranaDerm Antiaging aporta propiedades nutritivas, energéticas y rubefacientes, que mejoran la calidad, vitalidad y turgencia de la piel

Quizá puedan interesarte estos productos...

16 otros productos en la misma categoría: